Libera tu humor y libera tu piel con Schick

Todos los días intentamos ser un poco más felices… y quien diga que no, está mintiendo. Nos reímos de todo: cuando alguien se cae, de los chistes malos… de los no tan malos. Y como buenos latinoamericanos, también nos reímos de nuestras propias desgracias. Sí, todo el tiempo liberamos nuestro humor… ¿Pero cuándo liberaremos nuestra piel? ¡Te decimos cómo hacerlo aquí y ahora!