Los verdaderos amigos

Dicen que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos, pero estos amigos sin duda se llevan el premio