Rotundos fracasos del reconocimiento facial

A ver, ¡todos digan whisky!…