Víctimas de la ortografía

¡¿Khé bergas?