¿Uno nuevo? ¿Para qué? ¡Todavía sirve!

Estas personas nos demostraron ser las más tacañas del mundo, decidieron no gastar ni un centavo de más, y arreglar las cosas por su propia cuenta, comprobando que lo barato sí sale caro.