Modas ridículamente asquerosas

Por favor, ¡qué alguien les diga que se ven mal!