Los peores retratos hablados

Muchas veces los retratos hablados no son elaborados con el profesionalismo que deberían, y más que ayudar, terminan siendo una vergüenza.