Cosas peores que un lunes

Lunes, mi querido lunes, no hay cosa peor que él, ¿o si?