¡No les caería mal una lavadita, eh!

No sé qué es más difícil: Lavar el coche o caminar junto a un coche sucio y no escribir “lávame” en el parabrisas.