Bebés cagando la sesión fotográfica

Los bebés son como una caja de chocolates: nunca sabes lo que te va a tocar y te dan sorpresas desagradables en los momentos más inoportunos.