Nuestro mayor enemigo, “el autocorrector”

Nunca confíes en él, te puede traicionar en cualquier momento.