Productos que dan pena ajena

¿En verdad existen?