Animales resignados con su destino

A veces es mejor no luchar 🙁