Cosas peores que un lunes

Y recuerden, amigos: las cosas SIEMPRE pueden empeorar.