Este bebé disfrazado como iconos pop LO ES TODO.

Y esto, amigos, es la única razón por la que quiero tener hijos.