Si tienes un perro, entenderás.

Algo es seguro: NUNCA podrás comer en paz. 😛