Si tienes un gato, lo entenderás…

Que quede claro: tú no tienes un gato, el gato eligió vivir en tu casa. 😀