Un día normal en el subterráneo Vol. 2

Ahhh, la dicha de no tener auto… aiñ. 🙁