¡Sólo tenías un trabajo!

Carajo, ya no se puede confiar en la gente. 🙁