Los gatos son líquidos

Tenemos pruebas irrefutables, amigos: ¡los gatos son líquidos! 😛