El infinito amor de unos padres a su burrito

Qué afortunados! Es el hijo que siempre he querido :’)