Cuando te toca ser mal tercio

No llores, algún día encontrarás a tu media naranja.