Ellas también morbosean

¡La leyenda era cierta, amigos! Las chicas también morbosean cuando creen que nadie las mira.