¡Cuando la gravedad ataca!

Maldita seas, ley de gravedad. 🙁