Cosas peores que un lunes

Nada más horrible que levantarse temprano, amigos. ¡Afortunadamente podemos reírnos de la desgracia ajena! 😛