Santas de pesadilla

Mamá, ya no quiero ir al centro comercial. ¡Ahí vive el santa diabólico!