¡Botargas que te darán pesadillas!

Mamá, ya no quiero ir a la fiesta de mi primito 🙁