Cuando fallan los high fives

No hay nada más triste que desperdiciar un buen high five, amigos 🙁