Crímenes de la ortografía

Una cosa es que se te vaya un acento de vez en cuando, pero otra es cometer un verdadero CRIMEN de la ortografía. Aquí les traemos los peores.