Teléfonos y bebés que fueron reemplazados por sandwiches

¿Cruel? Puede ser. ¿Delicioso? ¡Ya lo creemos!