Y sí, comer es una emoción incomparable.