Aceptemoslo: el porno también está en la naturaleza.