¡Él no estaba invitado!