Pelotas peligrosas

Pobre la abuela… ¡Ella ni siquiera quería ver jugar a su nieto!