“¡No, hijo! ¡No puedes ser Charlie Sheen en Halloween!”