Chiste fácil… ¡pero qué efectivo!