Y el que no quisiera poder descargar comida, que arroje la primera piedra